BALA Bilbao

BALA, Feria del Libro de Arte de Bilbao

BALA Arte y libros en Bilbao
BALA Bilbao 2019

Como todos los años a primeros de diciembre, ha vuelto a abrir sus puertas el BALA, Bilboko Arte Liburu Azoka. La traducción literal sería “Feria del libro de arte de Bilbao”, pero no son sesudos y pesados libros sobre arte lo que encontramos en esta feria. Es más bien “el Libro hecho Arte”, proyectos de artistas, ilustradores, escritores… que auto editan sus obras. Esa libertad que les da el no depender de editoriales nos ofrece una experiencia fresca y muy interesante, tanto por el contenido de las obras como por sus originales formatos.

Es algo así como los cortometrajes con respecto al cine. Al ser los cortos de producción propia son mucho más originales y arriesgados, porque no necesitan pasar el filtro de las grandes productoras, siempre preocupadas por la audiencia y lo “políticamente correcto”. Acudir al BALA es experimentar esa misma libertad pero en formato impreso.

¿Dónde se celebra?

Además, otro punto a su favor casi tan importante como la calidad de las obras que nos ofrecen, es que cada año eligen un lugar diferente para organizar la feria. Y siempre encuentran espacios que tuvieron un uso en algún momento pero que se encuentran abandonados a día de hoy. Eso sí, en el centro de Bilbao, a fin de cuentas es una iniciativa que pretende dar a conocer la obra de nuestros jóvenes artistas.

Café Boulevard Bilbao
Café Boulevard, Bilbao

Así, en 2019 han elegido el antiguo Café Boulevard para su encuentro anual y, una vez más, ha sido muy agradable recorrerlo. Ese mismo Café Boulevard que abrió sus puertas por primera vez el 1871 como sucursal del famoso Café Suizo, aquel que se encontraba en la Plaza Nueva. Decorado en estilo art-decó, cada detalle de sus vidrieras, mármoles, metales y escayolas muestran el esplendor de una época anterior a la Gran Guerra. Un perfecto telón de fondo para los trabajos que exponen nuestros artistas.

Un café con solera.

BALA 2019

Por este café pasaron, a lo largo de sus más de cien años de historia, hombres ilustres como Miguel de Unamuno. Fue él quien describió con ironía su ambiente, ya que, según sus palabras, por allí pasan todos los días “vagos que se encuentran porque se citan y otros que no se citan porque se encuentran”. También frecuentaba el café su hermano, farmacéutico, del que cuentan que llevaba colgando un cartel en el que se podía leer: “Por favor, no me pregunten por mi hermano”.

No fue Unamuno el único escritor famoso que pasó por el Boulevard. Otros igualmente conocidos pasaron sus tardes en él. Como Vicente Blasco Ibáñez, que creó entre sus paredes su obra El intruso, acompañado por su amigo, el también famoso Doctor Areilza. Y filósofos, como Ortega y Gasset, o fotógrafos de la talla de Robert Capa.

Se cuenta que sus dueños construyeron una máquina para moler el café cuya fuerza motriz, sin saberlo, eran los esforzados clientes. ¿Cómo? Pues gracias a un supuesto mecanismo que conectaba la puerta giratoria que da entrada al local con el aparato de moler café situado en el sótano. Francamente, no sé si la historia es verdad o leyenda, pero tiene su gracia pensar en que, por una vez, ricos y pobres, nobles y plebeyos quedaron igualados. Todos ellos trabajando para moler un café por el que luego, además, pagaban. Si es eso verdad, ¡qué bien se lo tuvieron que pasar los dueños viendo entrar a señoronas y ricachones!

En resumen, ha sido una agradable experiencia disfrutar un año más en Bilbao del BALA. Una fanástica feria que, además de visibilizar a artistas y artesanos del mundo de la edición, nos ha ofrecido talleres, charlas, conciertos y presentaciones. Ahora sólo queda esperar pacientemente los días que faltan para volver a visitarla, con la ilusión de descubrir qué estupendo rincón eligen para su próxima edición. Mi recomendación, apuntadlo en vuestras agendas, es un plan pre-navideño muy aconsejable.

Nos despedimos hasta el año que viene.
Ésto y mucho más os espera en Bilbao
A un click de la web BilbaoconMarta